ArabicChinese (Simplified)EnglishFrenchGermanRussianSpanish

El mundo exclusivo del lujo

Cosmética ralentizadora, la clave para combatir los signos del estrés en la piel

La firma de cosmética natural Cosméticos Paquita Ors aboga por la cosmética personalizada con el objetivo de acelerar o desacelerar la piel en función de cada caso concret

Nuestro cuerpo es una creación maravillosa, capaz de cosas sorprendentes. Y, al mismo tiempo, está dotado de una mecánica precisa y refinada. Uno de los sistemas que hace que todo funcione, y que se autoajuste a las circunstancias, es el reloj biológico que llevamos dentro, que a su vez afecta a los relojes que tiene cada órgano.

Así lo demostraron Jeffrey C. Hall, Michael Rosbash y Michael W. Young, quienes en 2017 ganaron el Premio Nobel de Medicina tras descubrir losmecanismos moleculares que regulan los ritmos circadianos, llegando a la conclusión de que los seres humanos llevamos en nuestras células un reloj interno. La medicina, la biología y la cosmética están volcadas en controlar este maravilloso reloj, que regula todas las funciones y los ritmos de nuestro cuerpo y que hace que cada órgano cumpla con sus tareas y a la velocidad que necesite. El hecho de no hacerlo, puede acarrear numerosos problemas de salud, algunos de los cuales se harán visibles a través de nuestra piel.

“Igual que si estamos nerviosos, el corazón se acelera y el ritmo del sueño se altera, si tenemos estrés la velocidad de la piel se incrementa, las defensas bajan y notaremos la piel irritada, con tendencia a granitos e infecciones y a una sensación de disconfort”, explica Jerónimo Ors farmacéutico y director de la firma de cosmética natural Cosméticos Paquita Ors. “Por el contrario, en casos de anemia, en personas con falta de Vitamina B12 o en pieles muy castigadas por el abuso de los rayos solares, la piel aparece apagada y su ritmo es demasiado lento. En estos casos, el cabello se cae con más abundancia y se envejece más aceleradamente”, añade.

La cosmética ralentizadora: el cambio de tendencia

Tradicionalmente, al tratar la piel con cosmética, la tendencia consistía en acelerarla para que esta no envejeciera. Sin embargo, en la actualidad, y a consecuencia del ritmo de las grandes ciudades, se ha producido un cambio de paradigma. “Ahora la gente vive mucho más estresada, lo que se traduce en que el ritmo de la piel es demasiado rápido, dando lugar también a un envejecimiento prematuro y a la posible aparición de afecciones cutáneas”, explica Jerónimo Ors.

En la búsqueda para alcanzar un correcto equilibrio de la piel, la cosmética personalizada juega un papel fundamental. Desde Cosméticos Paquita Ors, explican que la clave está en informarse sobre las circunstancias de cada persona y ver de forma individualizada qué es lo que esta necesita. Una vez realizado este análisis de la piel, habría que aplicar productos aceleradores o ralentizadores en función de cada caso concreto.

En el caso de tener que incrementar la velocidad de la piel, existen plantas como la centella asiática, que estimula la dermis haciendo que las células se activen y fabriquen más colágeno, elastina y otras sustancias necesarias.

“En el caso contrario, si estamos estresados o sobre acelerados, tenemos que aplicar la tendencia slow beauty, también llamada cosmética ralentizadora, de la que somos precursores y adalides”, indica Jerónimo Ors.

El concepto slow beauty hace referencia a un método que consiste en desacelerar la piel en los momentos de estrés evitando, o frenando, patologías muy comunes hoy en día, como la psoriaris, la rosácea o los eccemas.

“En este método aplicamos a la piel extractos de bulbos de plantas como la calaguala, la sanguinaria, la caléndula, etc. En invierno los bulbos caen en hibernación sin morirse. Para conseguirlo fabrican unas sustancias que se conocen como dormidinas, que ralentizan su metabolismo. Al aplicar las dormidinas a la piel, esta ralentiza su velocidad de forma natural, los signos de estrés disminuyen y la salud de la piel mejora”, concluye.

Otras noticias

Lo más visto