ArabicChinese (Simplified)EnglishFrenchGermanRussianSpanish

El mundo exclusivo del lujo

BONAI Madrid o el arte de la joyería para todas las mujeres

Hay experiencias que transforman vidas radicalmente. En el caso de Aitor Gómez, fue un viaje a la India. Corría el año 2016 cuando este madrileño, por entonces un jovencísimo periodista dedicado a la comunicación corporativa, se embarcó en un viaje singular por el subcontinente. Creativo y curioso, durante su estancia en Munnar se enamoró del trabajo de una orfebre, dueña de su propio taller, Saniya, con la que conectó inmediatamente. Compartieron anécdotas y vivencias y Aitor quedó profundamente marcado por el tesón de aquella mujer. Más tarde, en septiembre de 2018, viajó hasta Colombia y se decidió a probar suerte en el emprendimiento con la que sería su primera colección de joyas: unos pendientes artesanales de palma de Iraka manufacturados en Cartagena de Indias. Así nació su propia firma de joyería, BONAI Madrid. ¿Su objetivo? Crear joyas para todas las mujeres, sin importar edad o condición. Gestadas con un gusto exquisito y concebidas para perdurar, sus piezas huyen del fast fashion gracias a su apuesta por los materiales de mejor calidad y a sus diseños de tendencia, pero con alma atemporal. BONAI es lujo asequible y un sentido homenaje a las mujeres de todo tipo.

La firma vio la luz en septiembre de 2018 y, durante todo un año, Aitor compaginó su nueva faceta de empresario con la de ejecutivo de cuentas de una gran agencia. Las primeras clientas fueron sus compañeras y amigas más cercanas, a las que reunía en cócteles en su casa. Poco a poco, también participó en diferentes pop-ups. El boca a boca, la constancia y la belleza de sus creaciones provocaron un rápido despegue. En 2019, Aitor abandonó su trabajo para centrarse en su empresa, y apostó por un crecimiento escalado. Esto le salvó del desastre cuando, en marzo de 2020, la COVID-19 paralizó el mundo. Poco después, cuando se entendió mejor al virus y se vio que este no viajaba en los paquetes, la firma experimentó un espectacular crecimiento gracias al boom del comercio online.

Hoy, BONAI es una de las compañías del sector de la joyería y bisutería más prometedora del sector en España. Sus collares, anillos, pulseras y pendientes son complementos habituales de los looks de las celebs españolas más seguidas, como Amelia Bono, Eva González, Naty Abascal, Eugenia Osborne, Alice Campello o Paula Ordovás. Y de un número cada vez mayor de féminas anónimas que se han rendido a sus cuidados diseños. Gómez ha profesionalizado la firma y se ha rodeado de un equipo sólido, pero mantiene la supervisión del departamento de diseño. Junto a él, su madre, Boli, quien desde el primer momento estuvo junto a su hijo y se encargó no solo del departamento logístico y de atención al cliente, sino también de ofrecer su visión en temas de diseño. Ambos custodian el valor familiar de esta marca.

Belleza para todas

Aitor Gómez tenía claro que BONAI tenía que tener su propia idiosincrasia, un toque que la diferenciara del aluvión de empresas de joyería y bisutería casual de los últimos años. Precisamente, uno de los rasgos diferenciales está en el poder ofrecer piezas para toda clase de mujeres, independientemente de su edad y estilo. Esta preocupación enlaza directamente con la filosofía de versatilidad del diseño y la atención a cada detalle. Gómez, aficionado al arte y muy creativo, está muy pendiente de las últimas tendencias para adaptarse a las exigencias y al gusto del gran público. Pero también se procura que las joyas tengan un toque atemporal y puedan lucirse más allá del boom de un objeto determinado. La naturaleza y las formas orgánicas, por ello, son fuentes habituales de inspiración. Earcuffs, piercings, vistosos brazaletes, anillos voluminosos y gargantillas esenciales, muy del gusto actual, coexisten con solitarios, collares de eslabones, cruces de circonitas, coquetos aretes y pulseras rivière, muchos más clásicas.

«Hay una joya BONAI para todas. Da igual que seas joven o más adulta, tu procedencia o tu estilo de vida. Somos una firma intergeneracional, con un perfil de clientas extremadamente amplio. Homenajeamos a la mujer en toda la extensión de la palabra. Lo que hace diferente a BONAI es quién nos lleva, es una cuestión de actitud», asevera el fundador. Esta vocación de llegar a todas está también íntimamente ligada con la política de precios. Con un ticket medio de 70 euros, hay opciones desde los 17 a los 320 euros, actualmente. La relación calidad-precio de la firma es absolutamente excepcional.

Pese a esta política de precios contenidos, otra característica, parte esencial de su ADN; es la perdurabilidad de las creaciones. Gómez y su equipo diseñan y producen gran parte de sus joyas en Plata de Ley 925 y otros materiales hipoalergénicos como el acero. Gran parte de las piezas se bañan en Oro 18 K y son frecuentes los engarces de cuarzos hidrotermales y circonitas de la mejor calidad. «Nuestras piezas están hechas para durar para siempre si se cuidan con esmero. Recomendamos guardarlas en espacios frescos y herméticos para combatir la oxidación y los efectos de la luz, natural o artificial. En nuestra web tenemos una sección con consejos para que, siguiéndolos, tu BONAI esté contigo para siempre», explica Aitor.

La calidad y la perdurabilidad, una obsesión

En una línea consecuente con lo anterior, BONAI solo saca, además, cuatro colecciones al año. «Huimos de la inmediatez y de la colección cápsula. Nos centramos en concebir piezas con alma, con esencia, que no se limiten a complacer un deseo pasajero, sino que ofrecemos una creación que acompañe a la mujer mucho más allá de un momento muy concreto», indica el fundador de la firma.

Salvo por una pequeña exposición (centrada, sobre todo, en piezas para invitada, en la tienda madrileña NON STANTARD) BONAI tiene un canal de venta exclusivamente online. Su web, funcional, sencilla y visual, permite adquirir y recibir sus creaciones en toda la península y Baleares, en gran parte de Europa, Estados Unidos y Oriente Medio. De hecho, la internacionalización de la firma ha sido parte fundamental de su crecimiento, y ya representa más de un 30% de la facturación total. La previsión es terminar 2024 con una cifra de facturación superior al millón de euros. BONAI produce sus piezas en España, Italia, Grecia, Turquía e India.

La madurez de una compañía

Salvo por una pequeña exposición (centrada, sobre todo, en piezas para invitada, en la tienda madrileña NON STANTARD) BONAI tiene un canal de venta exclusivamente online. Su web, funcional, sencilla y visual, permite adquirir y recibir sus creaciones en toda la península y Baleares, en gran parte de Europa, Estados Unidos y Oriente Medio. De hecho, la internacionalización de la firma ha sido parte fundamental de su crecimiento, y ya representa más de un 30% de la facturación total. La previsión es terminar 2024 con una cifra de facturación superior al millón de euros. BONAI produce sus piezas en España, Italia, Grecia, Turquía e India.

Otras noticias

Lo más visto